Coktail de bienvenida, deleita a tus invitados

cocktail-de-bienvenida

Es muy usual que un evento como una boda o unos XV años, los festejados tomen un poco más de tiempo para llegar que los invitados. Ese momento de espera puede ser más que simple espera si deleitas a tus invitados con un cocktail de bienvenida. Esta es una guía corta de cómo es el protocolo que le corresponde, ¡nada complicado!

  • El decir “cocktail” no implica que debe ser meramente una bebida, puedes acompañarla con unos ligeros pero deliciosos bocadillos.
  • Si el clima y el lugar donde lleves a cabo el evento lo permiten, dar el cocktail de bienvenida en el exterior es una excelente opción. Lo ideal es hacerlo bajo una carpa aunque sí debes tener mucho cuidado con el factor clima, si tus invitados están en medio de una tormenta seguramente no disfrutarán el detalle en absoluto. Siempre queda la opción de hacerlo dentro del recinto.
  • La presentación es básica. Bien lo dice el dicho “de la vista nace el amor”, si lo que se ofrece no se ve apetitoso es muy probable que sólo unos cuantos valientes lo consuman resumiendo todo en mucho desperdicio.
  • Buscar la novedad no implica caer en el absurdo. Ofrece bebidas y bocadillos que no contengan ingredientes que pudieran ser agresivos a la mayoría de los paladares, se trata de que lo disfruten.
  • Siempre deben ser fáciles de ingerir. Presentar el cocktail de bienvenida en copas de difícil manejo o bocadillos de tres pisos puede lucir bien pero ser muy complicados de llevar a la boca, debe haber un equilibrio.
  • En el caso específico de las bebidas es importante que haya variedad. Diferentes tipos de vinos, agua, cervezas y refrescos. Mantén en la mente que no todos tus invitados consumen bebidas alcohólicas, por lo que debe haber opciones no menos estéticas o deliciosas para ellos.

Lo más importante es recordar que el cocktail de bienvenida es sólo eso, no debe por que ser la cena completa. Que sea ligero y de fácil digestión es clave del éxito, tus invitados lo disfrutarán, tendrán unos minutos para conversar y acoplarse, mientras los festejados podrán demorar ese tiempo sin preocupaciones de mantener a sus invitados esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *